El Centro de Datos: El Corazón de las Operaciones de su Empresa -Parte I

El Centro de Datos: El Corazón de las Operaciones de su Empresa -Parte I

Los centros de datos (Data Centers), cada vez toman un papel protagónico en las empresas, ya sean propios o en outsourcing, pues deben cumplir con especificaciones para garantizar la continuidad de las operaciones de las empresas.

Ya no se habla solo de sala de equipos (racks, servidores), aplicaciones, almacenamiento,  y los componentes básicos de energía, refrigeración, cableado, conectividad, gestión y seguridad, sino de su impacto en la economía de las compañías y en su consumo y efectos con el medio ambiente.  De esta forma, surgen las “mejores prácticas” en diseño de centros de datos, que no solo cumplen funciones técnicas, sino tienen una visión del negocio y generan políticas a mediano y largo plazo para su mantenimiento.

Clasificación

Existe el estándar ANSI/TIA-942 Telecommunications Infrastructure Standard for Data Centers, creado por el Uptime Institute, para clasificar la fiabilidad de un centro de datos, asociados a cuatro niveles de disponibilidad definidos.  El estándar está orientado a ingenieros y expertos en la materia. Sin embargo, hay una parte del estándar que vale la pena conocer cuando contratamos servicios de alojamiento en un centro de datos: Los Tiers.

Tier 1: Centro de datos Básico: Disponibilidad del 99.671%.

  • El servicio puede interrumpirse por actividades planeadas o no planeadas.
  • No hay componentes redundantes en la distribución eléctrica y de refrigeración.
  • Puede o no tener suelos elevados, generadores auxiliares o UPS.
  • La infraestructura del datacenter deberá estar fuera de servicio al menos una vez al año por razones de mantenimiento y/o reparaciones.
  • Tiempo medio de implementación, 3 meses.

Tier 2: Centro de datos Redundante: Disponibilidad del 99.741%.

  • Menos susceptible a interrupciones por actividades planeadas o no planeadas.
  • Componentes redundantes (N+1)
  • Tiene suelos elevados, generadores auxiliares o UPS.
  • Conectados a una única línea de distribución eléctrica y de refrigeración.
  • El mantenimiento de esta línea de distribución o de otras partes de la infraestructura requiere una interrupción de las servicio.
  • De 3 a 6 meses para implementar.

Tier 3: Centro de datos Concurrentemente: Disponibilidad del 99.982%.

  • Permite planificar actividades de mantenimiento sin afectar al servicio de computación, pero eventos no planeados pueden causar paradas no planificadas.
  • Componentes redundantes (N+1)
  • Conectados  múltiples líneas de distribución eléctrica y de refrigeración, pero únicamente con una activa.
  • Hay suficiente capacidad y distribución para poder llevar a cabo tareas de mantenimiento en una línea mientras se da servicio por otras.
  • De 15 a 20 meses para implementar.

Tier 4: Centro de datos Tolerante a fallas: Disponibilidad del 99.995%.

  • Permite planificar actividades de mantenimiento sin afectar al servicio de computación críticos, y es capaz de soportar, por lo menos, un evento no planificado del tipo ‘peor escenario’, sin impacto crítico en la carga.
  • Conectados múltiples líneas de distribución eléctrica y de refrigeración con múltiples componentes redundantes (2 (N+1) significa 2 UPS con redundancia N+1).
  • De 15 a 20 meses para implementar.

Las empresas prefieren poner sus servicios en un datacenter certificado, porque,  en principio, se traduce en mayor confianza en su operación. De allí que surjan los grandes proveedores de datacenter, cuyo core de negocio es tener la mejor infraestructura para las empresas,  pues lograr certificaciones de alta valoración requiere no solo implica una gran inversión económica,  sino también un alto conocimiento técnico, respaldado por profesionales expertos, no solo en TI sino en procesos para cumplir las exigencias de dicha certificación, que a su vez, se debe complementar con niveles de servicios. Esto no impide, que las grandes empresas de otras industrias no puedan tener su propio centro de datos, sino que les permite ver los adelantos de especialistas y apropiar las mejores prácticas.

VER PARTE II

Comparte en redes sociales
Scroll