Redes definidas por Software - Software-Defined Networking, SDN-Parte II

Redes definidas por Software - Software-Defined Networking, SDN-Parte II

Redes WiFi

Las grandes ventajas que aportan las nuevas tecnologías móviles a la operación están haciendo que muchas empresas se planteen por primera vez la posibilidad de desplegar una red WI-FI como infraestructura de red primaria.

La red inalámbrica se está convirtiendo en un elemento crítico para el negocio, hasta el punto de ser el principal -y a veces incluso el único- medio de conectividad en la empresa.

Una vez que la empresa ha decidido avanzar en esta evolución tecnológica, el primer paso, es tener claro lo que se necesita: hay que analizar qué entorno tecnológico se quiere crear, cuáles son las necesidades del negocio, qué aplicaciones y servicios se desean que estén disponibles en movilidad, quiénes van a ser los usuarios y con qué dispositivos se conectarán.

Lo siguiente es analizar el mercado y ver que oferta de soluciones existe, y cuál de ellas es la solución que mejor se adapta a las necesidades de ese negocio en concreto. La oferta es muy amplia.

Este tipo de redes ha alcanzado un punto de complejidad y criticidad dentro de las organizaciones, por ello, antes de adquirir, conozca algunos criterios:

  1. Costo. El costo de una solución WI-FI es un parámetro complejo que va más allá del precio del equipamiento correspondiente, y deben incluirse, también: licencias, suscripciones y otras ‘opciones’ variadas como garantía y soporte. Por otro lado, cuando se analiza el costo, no se debe limitar al costo del despliegue o del proyecto propiamente dicho. Una vez que la red está en funcionamiento, hay que contabilizar su operación. Una buena solución no debería generar más complejidad o retos de gestión al departamento de TI.
  2. Infraestructura Crítica. La red WI-FI es hoy un elemento crítico de la infraestructura, y en muchos casos el principal o único medio de conectividad en la empresa. Los usuarios esperan que la red esté disponible todo el tiempo, desde cualquier lugar y sin problemas. Es necesario confirmar mediante qué mecanismos se garantiza la conectividad en caso de caía de un controlador, o si se trata de una solución “enterprise” o es un producto para entorno de hogar.
  3. Integración con la red de Cable. La integración de ambas redes, sobre todo a nivel de gestión, es algo muy importante desde el punto de vista del costo y de la eficiencia de operación de la infraestructura. Una solución de gestión cable/Wi-Fi bien integrada y unificada puede reducir el TCO, al eliminar la necesidad de recursos de TI adicionales y posibilitar la gestión de toda la red desde una única consola de gestión. Por otro lado, es más fácil ofrecer una experiencia de uso consistente si la red de cable y la red Wi-Fi están unificadas y son gestionadas mediante una única plataforma de gestión integrada. En este punto se recomienda indagar sobre el portafolio completo del fabricante, para saber si tiene soluciones para ambos entornos (cable/WI-FI) y en qué medida se integran, si dispone de una consola de gestión única para toda la red y si la red permite definir políticas para toda la red de una sola vez, sin diferenciar ambos segmentos.
  4. Densidad y Capacidad. Cuando se tienen varios usuarios móviles accediendo por Wi-Fi desde múltiples dispositivos y con unas expectativas de rendimiento similares a las de la red de cable, es necesario tener una red Wi-Fi preparada para entornos de alta densidad de dispositivos. El diseño de este tipo de red es algo más que poner puntos de acceso repartidos por varios lugares. Se debería valorar qué capacidad tienen los puntos de acceso para soportar conexiones concurrentes o múltiples opciones de antena, qué rendimiento ofrecen para que no se conviertan en un cuello de botella de la red, o si es fácil y transparente la conexión para el usuario móvil (por ejemplo, gracias a la aplicación de políticas al usuario cuando se conecta, y manteniéndolas durante toda la conexión, aunque vaya pasando de una red a otra).
  5. Soporte Técnico. Un buen servicio de soporte es mucho más que proporcionar un número de teléfono al que llamar cuando algo no funciona. Un servicio exige todo un abanico de servicios profesionales, que van desde el diseño de red hasta el despliegue, pasando por la formación técnica personalizada, y, por supuesto, la resolución inmediata del problema en caso de incidencia.

De esta manera, las empresas tienen una oferta de las redes, acorde con las tendencias del mercado, como “todo definido por software” y el aumento en el uso de WiFi como complemento (o conectividad principal), para los usuarios móviles, que hoy, van en aumento e imponen el nuevo modelo de BDYO (traer sus propios dispositivos), que se suman al tráfico de la red de la empresa.

VER PARTE II

Comparte en redes sociales
Scroll