Cloud: modelo que se afianza - Parte I

Cloud: modelo que se afianza -  Parte I

La era de la nube está en pleno desarrollo. Los fabricantes cuentan con varias opciones de hardware, software y servicios para cloud. En este mismo sentido proveedores de telecomunicaciones, oferentes de servicios y, en general, la industria se apropió de este modelo, que ya es usado por varias empresas de todos los tamaños y de varias industrias, con lo cual, es una nueva ola en la tecnología al servicio de los usuarios.

De hecho, como un motor en la era digital, Cloud tendrá un impacto económico en el gasto TI de un mil millones de dólares en cinco años, de acuerdo con Gartner

"Las estrategias primero cloud son la base para seguir siendo relevantes en este mundo que cambia tan rápido", aseguró Ed Anderson, vicepresidente de Gartner, quien sostiene que el mercado de los servicios en la nube ha crecido hasta tal punto que ahora es un notable porcentaje del gasto tecnológico total, lo que puede estar generando nuevas empresas y proveedores “nacidos” en la nube.

Para este año el negocio cloud se estima que llegará a mover 111.000 millones de dólares, y para el 2020 puede ser de casi el doble, unos 216.000 millones, en torno al 46% del mercado IT global.

Además de los efectos directos del cambio hacia la nube, muchos mercados se verán afectados de forma indirecta, y esos efectos hay que identificarlos para que los gestores de compras y activos tecnológicos puedan tomar decisiones que les ayuden a aprovechar las oportunidades y también a valorar adecuadamente los riesgos.

Por ejemplo, en lugar de comprar un sistema operativo para cada usuario en la  manera tradicional, muchos de ellos se ofrecerán como imágenes del sistema operativo, utilizando “contenedores” de aplicaciones de próxima generación.  También el almacenamiento empresarial se podría beneficiar de esta vía para reducir costos y conseguir escalabilidad, con inversiones que además eviten la adquisición de hardware dedicado.

"No se trata sólo de la nube en sí, las organizaciones están intentando crear una nueva arquitectura IT que les ayude a aprovechar las nuevas oportunidades del negocio digital, con soluciones de próxima generación, como Internet de las cosas", agregó el experto de Gartner.

En definitiva, las empresas que adoptan modelos de funcionamiento basados en la nube, se posicionan mejor para optimizar sus costes e incrementar su competitividad, señaló.

Infraestructura pública

En este ambiente de crecimiento del cloud, el gasto en infraestructura tecnológica para entornos de nube en 2016 aumentará hasta situarse en 37.100 millones de dólares, es decir, un 15,5% más que el año pasado. La infraestructura de nube pública será, en particular, la más crezca, con un aumento del 18,8%, hasta los 23.300 millones.

“Incluso, esperamos que este gasto en nube pública aumente en la segunda mitad del año", comentó Natalya Yezhkova, directora de investigación en sistemas de almacenamiento de IDC .

"En general, vamos a seguir viendo un crecimiento constante de la demanda de servicios de nube pública y, como consecuencia, el gasto en infraestructuras subyacentes de los proveedores. La volatilidad económica y financiera que vemos en algunas regiones impulsará aún más la demanda, a medida que aumentan la sofisticación de los servicios de nube pública, con un modelo de precios orientados a OPEX”, completa la experta.

Por el contrario, IDC prevé que el gasto en infraestructuras en entornos tradicionales, fuera de la nube, seguirán a la baja en 2016, aunque se mantenga por delante del Cloud, en términos globales. En concreto, esta inversión en sistemas tradicionales se reducirá un 4.4%, en 2016, aunque todavía representará el 63,4% del gasto total del usuario final en infraestructuras TI.

IDC también pronostica que el gasto en entornos de nube crecerá a una tasa anual del 13,1% y alcanzará los 59.500 millones en 2020, o lo que es lo mismo, 48,7% del gasto total en infraestructuras tecnológicas.

Infraestructura privada

Poner en funcionamiento una nube privada, que ofrezca servicios a los empleados en las diferentes áreas de la empresa, es un paso contundente en la manera sobre cómo se maneja la tecnología de la información y, por esto, requiere atender varias previsiones.  La más importante es la preparación del centro de datos para que responda a una demanda de servicios. 

De la consolidación y la estandarización, las empresas han pasado a la virtualización y la automatización de sus servidores y, en general, de toda la tecnología del centro de datos en la empresa. Pero de ahí en adelante quedan otros puntos para convertir el centro de datos de la empresa en un proveedor de servicios en la nube.

Tal vez, las pequeñas y medianas empresas puedan aprovechar con mayor intensidad los beneficios de las nubes públicas y su demanda de infraestructura y cableado estructurado, por ejemplo, así como de un centro de datos robusto, sea menor que antes. Pero de cualquier manera, los puntos de conectividad para nuevos dispositivos y para nuevas soluciones convergentes, entre ellas los sistemas de video vigilancia, acceso, y automatización no han perdido vigencia, es más, ahora son vitales.

Mientras tanto, las grandes empresas tendrán que contar con sus legiones de empleados conectados a la red, en edificios cada vez más eficientes en términos de energía y más automatizados.

Gartner, firma de investigaciones, pone en el escenario diez tendencias que marcarán los próximos años como son la proliferación de tabletas, la automatización del centro de datos, la gestión de recursos del centro de datos, la movilidad y las redes personales, las redes híbridas, los denominados Fabric Datacenters, la complejidad del área de TI, la analítica y Big Data, la nueva generación de Help desks y los centros de datos virtualizados.

Es evidente que las empresas deben aprovechar y adaptarse a estas tendencias. Pero vale resaltar a las nubes híbridas y el Fabric Datacenter, como principales conductores que cambiarán, desde la arquitectura y el enfoque de los centros de datos hasta el mismo modelo cliente/servidor, relegándolo al pasado.

Vale resaltar que un Fabric Datacenter es la evolución natural del centro de datos y ofrece mayor seguridad, conectividad instantánea y codificación en tiempo real durante el proceso de transmisión, entre otra bondades, sin embargo es un concepto aún en estado de maduración e incluso las definiciones de  “lo que es” difieren mucho de un fabricante a otro. A propósito, los líderes de la visión del Fabric Datacenter son Brocade, Cisco, IBM, Juniper, entre otros.

Por otro lado, están los servicios que se van a proveer que son clave para la empresa y que deben quedarse dentro de ellas y la demanda que van a tener dentro de la nube privada o híbrida y esto implica ser realistas y contar con la mejor infraestructura posible. Un ejemplo de esto son las bases de datos, las aplicaciones que son de uso exclusivo del negocio, los componentes de seguridad (tanto de software como de hardware y para la red)  y aplicaciones para ERP, principalmente.

Bajo estos parámetros el área de TI podrá dimensionar si la infraestructura del centro de datos, así como la misma red y los equipos existentes en la empresa son adecuados o deben mejorarse para aprovechar al máximo el nuevo modelo.

Adicionalmente, la empresa debe tener en cuenta que la virtualización del escritorio y la provisión de servicios para los usuarios finales deben ser oportunas y eficientes. El mejor caso es la capacidad de respuesta de un cajero en una oficina bancaria, de un programador, de un diseñador gráfico o de un empleado en un call center, entre otros, que debe entregar o solicitar información de forma inmediata al cliente. La red debe llegar hasta allá y garantizar la velocidad más alta, más eficiente y más confiable, con anchos de banda óptimos, se trabaje en la nube o no.

VER PARTE II

Comparte en redes sociales

Artículos relacionados

Scroll